Recetas Mexicanas

Los mejores sabores de Mexico

Receta de guacamole

El guacamole es fácil de preparar, sabroso y cada bocado está lleno de nutrientes. La receta es una simple mezcla de aguacate, jugo de lima, jalapeño, tomate, cebolla, cilantro, ajo y sal, ¡eso es todo!

Parece mentira que algo que esté tan bueno pueda ser tan fácil de hacer. Sólo hay que sacar, machacar y remover ¿no? Sí, pero para maximizar el sabor de la salsa voy a compartir contigo algunos consejos clave.

Receta de guacamole

En lugar de triturar agresivamente el aguacate en una pulpa verde poco interesante, deja unos trozos más grandes para obtener una textura de contraste.

Las cebollas, los tomates, los jalapeños, el ajo y el cilantro fresco finamente picados también añaden un sabor crujiente, fresco y picante. No olvides el jugo de lima, ya que proporciona una agradable acidez al mismo tiempo que preserva el color verde del aguacate.

Hay muchos sitios donde puedes comprar un buen guacamole fresco, pero te aseguro que nada es comparable con este guacamole casero.

Hacer un guacamole desde cero nos permite usar ingredientes frescos y evitar los conservantes químicos que tienen los que compras ya preparados, consiguiendo un resultado mucho más natural.

No necesitarás muchos ingredientes para esta receta, pero eso sí, hay que intentar que sean los productos más frescos posibles, de forma que se potencie el sabor y disfrutemos más nuestra comida.

El ingrediente principal de esta receta es el aguacate, por eso, es importante que hagamos una buena elección de los mismos para preparar el plato.

Es fundamental que los aguacates estén maduros si queremos que el guacamole salga bien, por eso, para escogerlos, te recomiendo que intentes quitar el tallo marrón que tienen en la punta, si es fácil de arrancar estará maduro.

Por otra parte, ten cuidado de no elegirlos demasiado maduros, pues si tienen la carne marrón en los bordes, perderán sabor.

En el momento en que cortes el aguacate en rodajas, se expone al oxígeno, el cual lentamente comienza a tornar la carne de color marrón.

Triturarlos abre aún más oportunidades para la oxidación. Una de las maneras de retrasar este proceso, es picar todos los demás ingredientes primero y dejar los aguacates para el final.

Exprime el jugo de lima poco después de romper la carne, ya que el ácido ascórbico de la lima reacciona con el oxígeno, lo que retarda el oscurecimiento y ayuda a preservar el color.

Pero, una vez que la fuerza del ácido se desvanece, el oxígeno continuará reaccionando con las enzimas naturales de la fruta y continuará oscureciendose.

Más acompañamientos que te encantarán:

Tiempo de preparación: 15 minutos

Tiempo total: 15 minutos

Raciones: 8 porciones

Ingredientes

  • 3 aguacates medianos
  • ½ cucharadita de sal
  • 3 cucharadas de zumo de lima
  • 1 cucharada de jalapeño picado (recuerda quitar el tallo y las semillas)
  • 1 cucharada de cilantro picado
  • 75 g de tomate cortado en cubitos, sin las semillas
  • 30 g de cebolla roja finamente cortada
  • 1 cucharadita de ajo picado

Elaboración

  1. Corta dos de los aguacates por la mitad y saca con cuidado la carne. Déjala en un bol y échale sal por encima, después, con un tenedor aplasta la carne hasta que tenga una consistencia suave pero ligeramente gruesa.
  2. Corta el aguacate que queda por la mitad, saca la carne y córtala en trocitos. Vierte el zumo de lima en el bol y mézclalo bien.
  3. Añade ahora el jalapeño, el cilantro, el tomate, la cebolla roja y el ajo a la mezcla. Remuévelo para que quede todo mezclado.
  4. Prueba el guacamole y corrige de sal y de zumo de lima.

NOTAS

Si quieres hacer de más para tenerlo a mano siempre que quieras un aperitivo, puedes guardarlo en la nevera durante dos días (no te recomiendo más) siempre que esté bien almacenado.

No tendrá el sabor fresco del guacamole recién hecho, pero puede servir. Para que se conserve mejor, guárdalo en un recipiente hermético y exprime un poco de zumo de lima encima. Cuanto menor sea el espacio de aire entre el guacamole y la tapa, mejor.

Si te gusta el guacamole y también te gusta variar su sabor, puedes probar a añadir pimentón, que añadirá un sabor diferente. También puedes jugar con las especias añadiendo comino, cilantro o chile en polvo para darle un sabor más intenso.

Las cebollas rojas pueden sustituirse por otros tipos de cebollas, como las blancas o las amarillas dulces. El jugo de limón es un sustituto adecuado para las limas.

Información nutricional por porción:

Calorías: 124 | Grasas: 11g | Grasas saturadas: 1g | Hidratos de carbono: 7g | Fibra: 5g | Proteínas: 1g.